Foro de Ocultismo


    Notas sobre Brujería de Cocina

    Comparte
    avatar
    Siwune

    Mensajes : 15
    Fecha de inscripción : 25/01/2014

    Notas sobre Brujería de Cocina

    Mensaje por Siwune el Jue Feb 13, 2014 4:15 pm

    Notas sobre Brujería de Cocina Textos extraídos de mi blog El Eco de los Ancestros


    La Brujería de cocina es la práctica del Arte de la brujería a través de los elementos de la cocina de la bruja o el brujo, junto con la comida que prepara y los remedios que utiliza.

    Está estrechamente ligada a la Brujería Verde, ya que se nutre de la tierra que rodea al practicante y que tantas cosas puede aportarle, para luego hacer uso de ellas mediante el tradicional conocimiento.

    La Brujería de cocina si bien puede parecer moderna y adscrita a la religión Wicca, en mi opinión no lo es. Cada sabio y curandero del pasado trabajaba en torno a un fuego que, además de proporcionarle calor para sus trabajos mágicos, le alimentaba. Un fuego al que acudían las gentes pidiendo ayuda y en el que algunas veces el remedio podía ser una sencilla comida. Un fuego que representaba su sabiduría.

    Y por supuesto no tiene nada que ver con la Brujería del Cerco. Son campos diferentes, aunque puedan ser complementarios.

    El objetivo central de esta tradición es el bienestar de la persona a través de remedios, alimentos, hierbas y plantas. La aplicación mágica y poderosa de los Elementos y los ingredientes de la Naturaleza constituye la Brujería de cocina.


    Responsabilidad en la cocina mágica
    La cocina es un espacio que se comparte, quizá el que más movimiento tiene y donde se reúnen todos los miembros de la casa.

    La bruja o brujo en la cocina tiene dos opciones: trabajar en solitario cuando nadie merodea entre los fogones o aprovechar el tiempo que pasa en la cocina para practicar su Arte. Partiendo de que históricamente la brujería de cocina nació de la necesidad, el conjurador en la mayoría de los casos estará acompañado o simplemente tendrá que preparar la comida a la vez que practica magia.

    Si se cocina un preparado comestible siendo el soporte de un trabajo mágico, ¿quién lo comerá y cómo? Puede que interese que lo coma la persona que ha acudido al brujo buscando su ayuda, pero los demás no deberían comerlo o truncarían los objetivos del preparado.

    Si el brujo prepara, por ejemplo, una salsa a base de albahaca para toda la familia y amigos, estará atrayendo la prosperidad a todos los que participen.

    Aquí entra la clásica ética de la brujería. En mi opinión, quien sea consciente del objetivo de la receta y esté abierto a ella podrá aprovechar la magia de esta comida. Hay quien dice que no podemos elegir por los demás.

    Yo opino que mientras no busquemos dañar, ¿porqué debería ser perjudicial? Compartir comida con amigos y familiares es algo maravilloso. ¿Cuántas veces una madre ha preparado con esmero la comida a su querido hijo para ahuyentar su tristeza y llenarle la tripa?

    En el otro punto, cuando la bruja quiera preparar un trabajo más potente y peligroso, deberá estar sola en su cocina y mantener las distancias. En la magia siempre hay que llevar cierto cuidado.

    La clave está en la actitud del cocinero mientras cocina y prepara la comida.


    El poder de los alimentos

    Para cualquier cocina es imprescindible disponer de ingredientes. Para la cocina de una bruja o brujo, también. La brujería de cocina principalmente trata con estos ingredientes y los utiliza para practicar al Arte. Es decir, parte de los alimentos que la Madre Tierra y todas sus relaciones inherentes y ciclos nos aporta.

    Hay quién piensa que no se puede practicar con la comida que ingerimos. Pero yo opino que sí, siempre que los apartemos para los trabajos mágicos. Son frutos de la tierra igual que cualquier hierba o aceite, incluso con una energía más sutil que muchos de los productos en venta de comercios esotéricos.

    El brujo/a en la cocina debe aprender a sentir los alimentos, percibir su energía, conocer su procedencia, etc.

    Mantenerse en la cocina convirtiendo los alimentos será una actividad de conciencia. Percibir la red infinita de seres que han interactuado y contemplar sencillamente la grandeza de la Natura forma parte de la sensibilidad de la bruja.

    Sentirás el abundante sol en la piel de las berenjenas o la fuerza de las profundas aguas en un pez de tamaño considerable.

    Cada ser que utilicemos desprenderá una energía, bien estando aún vivo o habiendo perdido la vida. Ciertas hierbas curarán, otras equilibrarán la casa, la sal aportará estabilidad, los champiñones de cueva portarán la energía telúrica y puede que un animal sacrificado desprenda violencia.

    El poder de los alimentos está ahí. Son seres vivos como nosotros. Tratar con respeto y gratitud al utilizarlos para nuestro beneficio nos aportará más de lo que imaginamos. Son nuestro sustento y cobijo.


    La cocina mágica

    Ha llegado el momento de hablar del lugar en el que llevaremos a cabo la brujería de cocina. Anteriormente hablé de la responsabilidad en la cocina mágica y del poder de los alimentos, dos aspectos a tener en cuenta para poner a punto nuestro rincón.

    En la cocina mágica prepararemos recetas, ungüentos, aceites, inciensos, dulces, cirios, remedios, etc.

    Lo primero que podemos decidir es la separación de los objetos para la magia de los demás utensilios de cocina. Esta es una decisión muy personal. Hay quien preferirá trabajar en todo momento con utensilios consagrados y hay quien sentirá esta cocina más sencilla, sin querer hacer distinción alguna.

    Para los que quieren distinguir los objetos, los seleccionarán y consagrarán manteniéndolos guardados fuera del alcance de personas no deseadas. Pueden ser consagrados de muchísimas maneras; propongo dos formas.

    En las ollas, morteros, boles y cualquier utensilio con forma cóncava (incluso cucharas) dibujamos con la varita un pentáculo en el fondo, teniendo presente a los cinco elementos los cuales mediante su interacción se produce la magia.

    A los demás utensilios (si queremos podemos añadir los de forma cóncava) consagrarlos mojando una ramita en agua salada y sacudiendo el líquido sobre ellos. La ramita puede ser de pino, romero, ruda, tomillo; siempre con pequeñas y numerosas hojas para sacudir mejor el agua salada.

    También recomiendo purificar la cocina. Colocaremos un bol con agua y sal y nos concentraremos en la tarea de purificar. No os extrañéis si parece que el agua hierve sin ninguna fuente de calor, indica que está limpiando gran cantidad de energía no deseada.

    La cocina puede ser utilizada para rituales y trabajos que lleven tiempo y dedicación en solitario, pero no recomiendo hacerlos en el corazón de la casa al que todos acuden cuando tienen hambre. Personalmente uso la cocina para preparar aquello que voy a utilizar después en mi alcoba, dentro del círculo mágico y ante el altar.

    Por último y no menos importante, es muy beneficioso colocar plantas en nuestra cocina. Filtrarán el aire y la energía, dando equilibrio a nuestro laboratorio mágico.


    _________________

      Fecha y hora actual: Lun Oct 23, 2017 8:14 am